LAS COSAS DEL COMER EN ROCACHO

julio 24th, 2017

Queremos agradecer al periodista y presentador de informativos de Telecinco “Pepe Ribagorda” su paso por Rocacho y que nos dedicara este gran artículo en su blog: “De las cosas del comer”

Rocacho, las carnes de El Capricho en Madrid

“Ya os he contado muchas veces que la gastronomía no deja de depararte sorpresas, en la mayoría de las ocasiones positivas. La última la he tenido recientemente en Madrid, en el recién abierto Restaurante Rocacho (c/ Padre Damían, 38 Tf. 91 421 97 70). Cuál sería mi asombro al encontrarme en su carta, las carnes de buey y las cecinas de mi querido y admirado Cocinero Sin Estrella. José Gordón, propietario y “alma mater” del mítico paraíso de los carnívoros, El Capricho de Jimenez de Jamuz (León).

José ha alcanzado un acuerdo con los mentores de este nuevo proyecto gastronómico que suma la capital para suministrarles sus apreciados chuletones de buey, entre otros productos, con maduraciones que llegan a alcanzar los noventa días.

En estos días, el propio José, está previsto que les dé instrucciones sobre el tratamiento en las brasas que sus carnes deben de tener, por lo que será necesario esperar al necesario rodaje para paladear en su punto un producto excepcional, como es que el que siempre ha caracterizado a El Capricho.

Rocacho, no solo se especializa en estas excelsas carnes, que no vais a encontrar en ningún otro lugar en Madrid. En sus brasas se asan también pescados muy frescos de las mejores lonjas de España que adquieren a través de otra referencia, Pescaderías Coruñesas, de las que os hablo con profusión en mi último libro De Las Cosas del Comer

A carnes y pescados, que garantizan sabores de verdad como reza el leit motiv de la carta, se une una variada carta de arroces. El Senyoret que probé, excelentemente presentado y con el arroz en su punto perfecto de cocción, donde el socarrat cobra un papel protagonista.

En cualquier caso, insisto, es preciso dejar rodar a un restaurante que ofrece un servicio de sala impecable, decorado con mucho gusto y que aporta, desde luego, una novedad extraordinaria, la de poder disfrutar de chuletones de auténtico buey y con las técnicas de un auténtico mago en el tratamiento de tan singulares carnes.”

Visite el blog “Las cosas del comer” para leer el articulo completo.